15 pistas para identificar una sordera en niños y bebés

Bebé o niño sordo

Cómo detectar una posible sordera en los bebés y niños

En los primeros meses de vida, el bebé aún no es capaz de relacionar las emociones que experimenta y lo que pueden significar. El bebé depende totalmente de su mamá para sentirse comprendido y atendido en sus necesidades básicas. Cuando el bebé está molesto o vive alguna tensión es su madre la que identifica el origen de su malestar y le ofrece el alivio necesario para recuperar su equilibro. La repetición constante de esas experiencias es lo que posibilita el desarrollo de la capacidad de pensardel bebé.

Según algunos especialistas, la sordera se detecta fácilmente a partir de los 2 o 3 años. Cuando se trata de un niño, las dificultades de audición se hacen más evidentes. El niño puede no contestar a las llamadas de sus padres, pedirá que suban el volumen de la televisión o del aparato de música, y esta dificultad auditiva también influirá en su trabajo en el colegio y, en general, en su conducta. Se mostrará más reservado porque se sentirá inseguro.

Existen algunas señales y situaciones en las que los padres pueden sospechar cuando algo no va tan bien en la audición de su hijo.

1. Cuando un bebé recién nacido no muestra sobresalto ni se despierta ante cualquier ruido del ambiente.

2. Cuando los bebés y niños hacen mucho ruido durante los juegos.

3. Cuando un bebé, de más de 3 meses, no voltea al llamarlo.

4. Cuando un bebé de aproximadamente 1 año no se inicia en el lenguaje.

5. Cuando un niño, en su primer año de vida, no balbucea ni se vuelve o contesta ante los sonidos y las llamadas normales en una familia.

6. Cuando un niño, de 2 años de edad, aún no dice “papá” ni “mamá”.

7. Cuando un niño, a los 2 años de edad, atiende solamente a las órdenes sencillas y básicas, sin mirar a quien habla.

8. Cuando un niño, de 3 años de edad, no dice palabras, sino que emite ruidos que no se entienden.

9. Cuando un niño, a los 3 años de edad, no es capaz de repetir frases de más de dos palabras.

10. Cuando un niño, a los 4 años de edad, no sabe contarnos espontáneamente lo que pasa.

11. Cuando un niño, a los 5 años de edad, aún habla como bebé.

12. Cuando un niño es demasiado pasivo y no molesta.

13. Cuando un niño pronuncia mal las letras: R, S, D, L, J, y T.

14. Cuando el bebé es demasiado tranquilo.

15. Cuando el bebé no se altera ante ruidos inesperados.

Fuente :https://m.guiainfantil.com