La pérdida de audición en las personas mayores está relacionada con la demencia

Los investigadores piden una intervención que examine los beneficios del tratamiento para la pérdida de la audición

La pérdida de audición en las personas mayores se asocia con el deterioro cognitivo y la demencia, según una investigación de científicos del Trinity College de Dublín.

Investigadores del Trinity College Institute of Neuroscience y Global Brain Health Institute hicieron los hallazgos después de una revisión de 36 estudios de 12 países que involucraron a 20,264 participantes.

Estudios previos informaron una asociación entre el deterioro cognitivo y la pérdida de audición; otros dicen que hay poca o ninguna conexión.

Como resultado, la revisión solo incluyó estudios observacionales que utilizaron pruebas cognitivas estándar y audiometría de tonos puros, el estándar clínico para evaluar la pérdida auditiva periférica.

La investigación concluyó que las personas con pérdida auditiva relacionada con la edad tenían un mayor riesgo de deterioro cognitivo, incluida la función ejecutiva (procesos mentales que permiten planificar, centrar la atención y hacer malabares), velocidad de procesamiento y memoria episódica (recuerdo de eventos específicos).

También tenían un mayor riesgo de deterioro cognitivo y demencia.

Los investigadores no sabían si había “una relación casual” o cuáles eran las razones de la conexión y dijeron que se necesitaban más investigaciones.

El autor principal, David Loughrey, dijo: “Necesitamos ensayos de intervención que analicen los beneficios del tratamiento para la pérdida auditiva durante un largo período de seguimiento para ver si disminuye el riesgo de que alguien contraiga demencia”.

Las posibles conexiones podrían incluir la desviación de recursos mentales de una persona para compensar la pérdida auditiva, dejando menos recursos para otros procesos como la memoria.

La investigación sugiere que factores como la depresión o la soledad pueden estar asociados con un mayor riesgo de demencia.

La demencia afecta a unas 45 millones de personas en todo el mundo, y se estima que aumentará a 131 millones para el año 2050. Aproximadamente un tercio de los adultos mayores de 65 años experimentan una pérdida auditiva incapacitante, en muchos casos no tratada.

La investigación fue publicada en la revista médica JAMA Otolaryngology – Head & Neck Surgery.