Un estudio en Singapur relaciona la pérdida de audición con la demencia